20 de abril de 2010

la señorita zettel


— ud. no entiende, mocosito, este libro no puede salir de la biblioteca... ¿dejárselo hojear? ¡con esas manos sucias! no, no, no... parece que no está escuchando... deje quieto ese otro libro, que tampoco sale de la biblioteca. pero que me importa a mí que la maestra le haya encargado buscar sobre los dioses griegos o sobre las monocotiledoneas... de mi biblioteca no sale ningún libro y menos para terminar en manos rapaces pegoteadas de chcolate... vaya, vaya que ya tocó la campana y lo esperan en el aula... habrase visto, pretender llevarse un libro... pero qué descaro el jovencito...

cualquier parecido con la realidad no es coincidencia

8 comentarios:

Juli Serenelli dijo...

lindisimo andre..como siempre!!:)
besos

Vicky Rodriguez dijo...

Este es genial!!!!fantástico Andre!!Nos vemos el sábado señorita

Patricia González Palacios dijo...

Que entretenido relato y muy buena ilustración, ahora más de alguien se sentirá aludida, besitos paty

dinis mota dijo...

Ola Andrea!

Gosto muito muito desta ilustração. Acho o tema muito engraçado. Os livros na cabeça estão fantásticos.

Um abraço muito forte.

heredizante dijo...

muchas gracias... ya me voy volando a visitarlos en sus blogs...

encaracolada dijo...

jaja! que pedazo de Roterrmeier...

Evangelina Prieto dijo...

Genialísima, me encantó texto e imagen.
Besitos

Belén dijo...

qué bueno!! me encantó la imagen y el texto me hace acordar a la empleada pública de Gasalla